Había una vez un leñador muy trabajador que de vuelta a casa atravesaba un puente sobre un río y su hacha que colgaba de su cinturón se resvaló y se precipitó al agua. Él estaba muy angustiado al perder su herramienta d etrabajo pero de repente una joven ninfa emergió de las aguas para ofrecerse a rescatar su hacha. Se sumergió en las turbias aguas y apareció con un hacha de oro entre sus manos. El leñador la rechazó al instante porque no era suya. Nuevamente se hundió la ninfa y reapareció con una vieja haha de hierro.

- !Esa es mi querida hacha¡ Muchas gracias por recuperarla.

- No tienes que darlas. Ya que eres un leñador honrado, puedes quedarte con el hacha de oro como premio.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Explicamos un poco de qué manera nos inspira esta fábula para crear la coleccióny lo que nos vamos a encontrar en ella en cuanto a materiales, usuario del producto, etc...